De facturas físicas a facturas electrónicas

El futuro es NO USAR FACTURAS FÍSICAS (comprobantes) y este año se avanzará un gran trecho hacia ese objetivo. Son más de 100 mil empresas que están obligadas por la SUNAT a ingresar al sistema de Facturación Electrónica.

La facturación electrónica evita la tala de árboles

La SUNAT está buscando lograr que toda la documentación sea virtual, el cual es un gran paso por muchos motivos. Uno de ellos está ligado a la conciencia ecológica, algo que es tarea de todos. Por ejemplo, una empresa que deje de producir alrededor de 10,000 facturas al año evitará la tala de 50 árboles (y aunque emitas menor cantidad de facturas, todo cuenta).

Claro está que no se avanza mucho si todos los involucrados no tomamos consciencia y no reconocemos el impacto de la tecnología al mundo de hoy y NO tratamos a los documentos digitales como si fueran documentos físicos, lo cual en el caso de los comprobantes de pago, como las facturas, ya está totalmente permitido. ¿Qué quiero decir con esto? Que no tiene sentido usar este nuevo sistema y seguir imprimiendo nuestras facturas para entregárselas a nuestros clientes y como clientes no tiene sentido estar exigiendo un papel sin validez teniendo el documento legal en formato digital con la facilidad de revisarlo hasta en nuestro celular.

Es un proceso que esperamos se agilice pronto.

¡Agiliza tu empresa!

La emisión de facturas electrónicas es mucho más ágil que la emisión de facturas físicas. Un gran beneficio por donde lo veas.

Al emitir una factura física hay que seguir procedimientos como escribirlas a mano sin equivocarse o imprimirlas sin que se te trabe el papel, pedir y realizar todo el trámite de autorización para entregarlas físicamente a nuestros clientes. En contraparte, la factura electrónica se realiza automáticamente con un mínimo de digitación, que fácilmente se corrige, y se envía fácilmente al cliente.

Mediante un cronograma presentado por la SUNAT, las empresas están divididas en diferentes grupos con fechas límites en enero, mayo, agosto y noviembre, respectivamente.

Si tú no estás obligado todavía, ya lo estarás, todos lo estaremos y es mejor tomar la delantera para acostumbrarnos con calma a la era digital, así que busca tu proveedor de servicio de facturación electrónica, ¡no esperes a último momento!

Acerca del autor

Raúl A. Rivadeneyra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *